¡Hola Voladores!

 

Aprovechamos que este viernes, 30 de noviembre, se estrena la segunda temporada de Vergüenza(2017, Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero)para hablaros de ella. Os avisamos que es una serie con un humor un tanto especial e incómodo, pudiendo resultar desagradable para algunas personas.

¿De qué va?

Vergüenza(2017, Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero) explica la vida de una pareja, formada por Jesús (Javier Gutiérrez) y Nuria (Malena Alterio), que hagan lo que hagan siempre terminan provocando situaciones embarazosas. Lo que se suele conocer como vergüenza ajena, vaya. Jesús es un fotógrafo de BBC’s (bodas, bautizos y comuniones)con aspiraciones mucho más grandes: dedicarse a la fotografía artística. Nuria, por su parte, se encuentra en una precaria situación laboral y con el instinto maternal a tope.

Durante los 10 capítulos, de 25-30 minutos, que dura la primera temporada, los creadores crean una serie de situaciones que llegan a generar en el espectador una sensación de ¿en serio? esto no puede estar pasando… Incluso en algunas ocasiones nosotros sentíamos verdadera vergüenza ajena. Es aquí donde radica la clave y lo particular de la serie. En ver a unos personajes en un entierro o una boda metiéndose en un jardín cada vez más profundo.

En el artículo de Fotogramas respecto a la serie echan en falta un argumento central que llegue profundamente al público. Una historia con la que el espectador empatice. Nosotros creemos que no es tan necesario ya que el aliciente principal de la historia es ver como los personajes van creando situaciones más hilarantes cada vez. Es decir, ver hasta donde pueden llegar y si tienen un límite.

Una serie diferente

La verdad es que Movistar+ hizo una apuesta arriesgada con la producción de Vergüenza(2017, Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero). Se alejan de los cánones de las series de humor nacionales ya no sólo en cuanto al tipo de humor sino que también en la producción. Como apuntan en La Vanguardia, la serie sale de los decorados en plató y se adentra en localizaciones reales de Madrid. Llegando a las 60 localizaciones distintas.

La duración de los capítulos también es clave, 25-30 minutos, porque hace que sean amenos y no resulten pesadosEs decir, la acción siempre avanza hacía la generación de situaciones incomodas de las que el espectador solo puede escapar si cierra el reproductor.

 

“Vergüenza”, imagen extraída de Fotogramas

Por último, y volviendo al tema principal de la serie, el humor se aleja de lo establecido nacionalmente. Los creadores no se cortan y no evitan temas tabú. Llegando incluso a crear escenas con chistes crueles y con el filtro de la censura quitado. Cosa que es de agradecer, para los que nos gusta todo tipo de humor, porque da un soplo de aire fresco a un panorama humorístico anclado desde hace tiempo.

 

Si sois de esas personas que no tenéis prejuicios y creéis que todo es susceptible de llevarse al humor, no podéis perderos Vergüenza(2017, Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero). Además, ¡si hacéis maratón os podéis poner al día antes del viernes!

 

No olvidéis consultar, si no lo habéis hecho ya, las otras entradas del blog porque están hechas con mucho mimo.

¡Hasta el martes que viene voladores!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *